Pies para qué os quiero…

Por Oscar Molina 

Oscar es el primer invitado del blog, y es un invitado de lujo. Comandante de un A380 en Emirates desde hace 6 años, cuenta con una larga trayectoria en el mundo de la aviación y en el otro. Instructor de vuelo, piloto en Iberia casi 15 años, y también, periodista, escritor y bloguero. Si leeis Elextrados (y os animo a ello), vereis que escribe sin pelos en la lengua, y con una visión muy clara de las cosas. !!Gracias Oscar!! Esperamos seguir viéndote por aquí.

Sabido es que en algunas evacuaciones de emergencia muchos pasajeros han corrido la peor suerte por no abandonar el avión inmediatamente, obsesionados con echar mano a sus pertenencias antes de salir. Existe incluso un caso muy triste en España, década de los 80, en el que una vez evacuados, y viendo que el fuselaje del avión no ardía, muchos se aventuraron a volver al aparato para recogerlo, momento que parece que eligió el negro destino para que comenzara el fuego, atrapándolos dentro.

Si alguna vez han de evacuar un avión, les ruego que obedezcan las instrucciones de los auxiliares de vuelo al pie de la letra, puede irles la vida en ello, y que se olviden de su equipaje. Pero además, les voy a pedir algo más: que vayan calzados.

Es una tentación muy grande la de quitarse los zapatos una vez uno se ha acomodado en su asiento. Especialmente cuando se viaja en las clases más exclusivas, resulta muy reconfortante colocarse esos calcetines o zapatillas que le tienden mientras le ponen una copita de cava…bueno, pues háganme caso, esperen a haber despegado para descalzarse, y tampoco aterricen descalzos.

El porqué es bastante obvio, pero cuando viajo como pasajero observo que 9 de cada 10 de mis compañeros de viaje no lleva puestos sus zapatos en el despegue y el aterrizaje.

Piensen una cosa: si algo ocurre durante el despegue o aterrizaje y Vd. tiene que evacuar el avión, cabe la posibilidad de que ese avión ya no esté entero. Es más que posible que durante su camino hacia la salida, tenga Vd. que pisar cristales, asientos deformados, plásticos rotos o metales punzantes que pueden no sólo herirle, sino dejarle imposibilitado para salir por patas. Y ya puestos, su repentina y recién estrenada invalidez, será la causa del bloqueo del pasillo por el que Vd. huye, dejando a sus descalzos o calzados compañeros sin muchas opciones de salvación.

Una vez Vd. se encuentre en el aire, entonces sí, póngase cómodo, y olvídese de sus zapatos hasta el aterrizaje.

Así que ya sabe, pies para qué os quiero…pero calzados.

Oscar Molina.

2 comentarios en “Pies para qué os quiero…”

  1. Carmen Gonzalez Enguita

    Vaya post más interesante y que bien contado . Breve y muy instructivo. Para no olvidar nunca que mejor no descalzarse no vaya a ser que…. que no ocurra nunca nada! Pero para acordarse de llevar puestos los zapatos al subir y al bajar! Gracias Oscar, gracias a los dos por tanta experiencia y tan bien contada !

    1. Hola Carmen!! Cuando le pedí a Oscar que escribiese algo en botavaraviajes.es desconocía el tema. Lo vi cuando me lo envió, y no me sorprendió. Es curioso como en determinadas profesiones en lo primero que piensan es en la seguridad. Por mi experiencia profesional, conozco bien las consecuencias de no pensar así. Por consiguiente, me alegré mucho de que el primer invitado del post, escriba sobre prevención de riesgos.Que no está en manos de los pasajeros evitar, pero sí minimizar si ocurren.
      Espero que Oscar nos siga instruyendo sobre el apasionante mundo de la aviación. He tenido la suerte de volar en ese fantástico avión en varias ocasiones y es toda una experiencia. Pilotarlo tiene que ser alucinante. Lástima que dejen de fabricarlo!!
      Y gracias a ti por tu incondicional apoyo y participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable: O Castro Work S.L.

Finalidad: Moderar los comentarios.

Legitimación: Tu consentimiento.

Destinatarios: Servidores del hosting contratados con Webempresa Europa S.L. (WebEmpresa.com).

Derechos: Acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.

Share This

Share this post with your friends!

Ir arriba